Introducción a la creación de nombres

Cuando hablamos de poner un nombre, lo que nos viene a la cabeza es un personaje, una persona, una empresa o un producto asociado a una empresa. Un nombre es la mirada de un océano, y no podría definirse mejor. Mediante el nombre, nuestro cerebro empieza a buscar todos los datos asociados con esa palabra o lo que la rodea. Eso es lo que se hace cuando se crea un nombre: es el proceso de dar a un producto, empresa, personaje o recién nacido una identidad que dure para siempre. Y la verdad es que, sin un nombre, nadie te conoce y nadie se preocupa por ti.

Hoy hablaremos de cómo crear un nombre, una especie de introducción a la creación de un nombre para comprender su importancia, principios, accesibilidad, visibilidad y comprensión.

Empecemos con una definición con palabras sencillas. Crear un nombre para un producto es elegir cómo se va a denominar en adelante y, en el fondo, es lo mismo que decidir un nombre para una organización o asociación.

Esto demuestra que es una pieza básica del procedimiento de crear una marca, que es crear ejercicios que influyan en la imagen de la marca, por ejemplo, la situación y la planificación del logo, el empaquetado y el propio producto.

El procedimiento de crear un nombre puede llevar meses o incluso años. Algunos avances clave indican los destinos de la marca, creando el propio nombre del producto, evaluando nombres a través del proceso de pruebas de publicidad objetivo y de centros, elegir el nombre final del producto y convertirlo en una marca comercial.

Un nombre es una delicada presentación de algo, y también incluye algunos principios y ética. Algunos de esos principios son los siguientes:

  • Distingue el producto respecto a los rivales transmitiendo su nueva situación
  • Reivindica el grupo de interés previsto para el producto
  • Confiere un rasgo, cualidad o ventaja destacados de la marca
  • Es accesible para procesos legales y como marca comercial.
  • Permite a las organizaciones vincularse a sus clientes para generar confianza.
  • Ayuda a persuadir a los clientes para que compren el producto.
  • Puede conseguirse y crearse bajo la legislación.

Introducción a los conceptos básicos

Hay varias categorías de nombres y cada una define los nombres del mundo en el que respiramos. Veámoslas:

  • Abreviaciones y siglas
  • Acrónimo: partes de palabras unidas
  • Rima: nombres divertidos de pronunciar y fáciles de recordar
  • Distribución: una cosa determinada que se aplica a otra
  • Aclaración: méritos del producto
  • Frase inteligente: los nombres no tienen por qué ser solo una palabra o dos
  • Sugestivo: una imagen clara de la ventaja que ofrece la marca
  • Nombres de autores (epónimos): se centra en un autor o fundador
  • Topografía: nombres de regiones
  • Combinación: dos nombres en uno
  • Neologismo: una palabra de nueva creación
  • Representación: crear un personaje o utilizar un personaje actual
  • Palabra compuesta: el nombre es una unión de, como mínimo dos, palabras o morfemas y sus definiciones en una sola palabra nueva

Las tres famosas estrategias para crear un nombre

La primera: etimológicamente, los nombres se crean uniendo morfemas, fonemas y estructuras sintácticas para dar con la imagen ideal de un producto.

Los morfemas se diferencian de las palabras por el hecho de que muchos de ellos no pueden tener sentido solos.

La segunda: los fonemas son las unidades de sonido mínimas. Dependen del esfuerzo del hablante y en inglés encontramos 44 fonemas distintos. A la hora de denominar un producto, los nombres que son fáciles de pronunciar fonéticamente y que se compensan con muchas vocales y consonantes están en mejor posición que los demás. Los nombres que empiezan con consonantes oclusivas o que las enfatizan, como B, C (con sonido «k»), D, G, K, P o T se utilizan a menudo por sus cualidades de atracción. Algunos fonemas del inglés, como L, V, F y W, se consideran femeninos, mientras que otros, como X, M y Z, se consideran masculinos.

La tercera: la sintaxis, u orden de las palabras, resulta esencial para la impresión que el nombre de un producto da a los compradores. La sintaxis posee muchas ramificaciones a la hora de crear nombres para productos globales; se dice que la estructura de la frase supera las barreras de un idioma a otro.

Otras estrategias de creación de nombres son una mezcla de la combinación de morfemas, fonemas y gramática.

Cómo crear marcas comerciales

Los nombres de las marcas comerciales pueden crearse de distintos modos:

en otras partes del mundo, incluidos los Estados Unidos, los nombres son marcas comerciales sin un registro formal mediante su primer uso o mediante la ley consuetudinaria; son esenciales para garantizar el establecimiento y la notoriedad del nombre de un producto.

El sistema actual para registrar marcas comerciales globales en la India es algo complicado, pero merece la pena realizarlo.

Además, proteger una marca comercial es algo parecido al procedimiento subyacente de registro. Los derechos de las marcas comerciales se mantienen a través de la utilización de la marca comercial y perderán su poder si pasa un tiempo sin que la marca comercial se use efectivamente.

El último concepto de esta introducción a la creación de un nombre es que esa creación es un proceso que convertirá tu empresa o a ti en una entidad para las personas y para la comprensión de las personas. Asegúrate de elegir un nombre que haga que el índice de aceptabilidad esté de tu lado. Puedes esperar o bien hacer que tu nombre se haga esperar.

25 de junio de 2019 | Naming
2020 A view of the future from c-level by Little Buddha ES

Tweets recientes:

Síguenos en Facebook: