El futuro de las relaciones públicas

Para reforzar y hacer progresar una marca es indispensable el branding. Una disciplina que, junto a otras herramientas de la comunicación como las relaciones públicas, trabaja para dar credibilidad, transmitir la identidad y llegar al insight del usuario final. El PR, el public relations, que fue mal traducido del anglosajón, en España debería ser entendido como las relaciones con el público. Con todo el espectro de la opinión pública, de lo social que hace más humana una marca, más asequible y en definitiva más honesta y cercana.

Amo mi profesión y desde mis inicios en Panasonic Iberia y Samsung Electronics Iberia como responsable de prensa y relaciones públicas (1999-2006) todavía hoy siento adrenalina cada vez que un cliente es noticia.

Hoy las relaciones públicas son una herramienta única e indiscutible para poner luz y taquígrafos a las marcas. Posiblemente una de las dinámicas con más futuro entre los profesionales de la comunicación corporativa. Son el alimento de la reputación, las transferencias en el imaginario para el saldo positivo de una imagen positiva. “Hacerlo bien y hacerlo saber”, cita atribuida a Napoleón (1769-1821) sintetiza a la perfección la esencia del Public Relations tan denostado en nuestro país y tan valorado en el mundo anglosajón.

Hoy más que nunca, gracias a fenómenos como la globalización y la Sociedad Red definida por Manuel Castells en 1997, las empresas buscan proyectar a través de los medios de comunicación de masas un relato que haga tangible lo intangible. Las marcas siguen esforzándose en mantener un saldo en positivo en su cuenta del banco imaginario de la reputación: notoriedad, percepción de valor y capacidad de influencia…

Los profesionales de las relaciones públicas trabajamos para que un tercero de confianza, un periodista, publique una historia acerca de una empresa, un directivo, un producto o una organización, para hacer llegar un mensaje subliminal a la opinión pública. Valor social. Todo para ser más auténticos y creíbles sin olvidar una cita inconmensurable que una vez escuché decir a un periodista: “a mí dame datos o si no bórrame de la lista”.

Los consultores de comunicación somos una especie rara. Periodistas al otro lado de la trinchera imaginaria que separa a las empresas de la sociedad. Periodistas en el equipo de las empresas para escribir notas de prensa, o intentarlo, en las que ponemos el máximo criterio periodístico para su publicación. Periodistas incomprendidos a veces por el cliente y por el auténtico redactor en las redacciones…

Por cada pieza publicada busco casi instintivamente los datos de tirada, difusión y audiencia y añado a la ecuación para hacerlo más real el equivalente en valor publicitario. Las RRPP multiplican ese valor por 2,5 pues todos sabemos que ante una página de publicidad el lector se defiende inconscientemente de una creatividad que busca persuadir, convencer y vender más.

No nos “defendemos” ante una noticia, salvando la línea editorial y los matices que cada diario encuadra en cada información y en el que el medio a veces es el mensaje.

Sea como fuere la irrupción de Internet y las redes sociales han democratizado la interacción y han universalizado la opinión. El Social Media es hoy un espacio brutal en el que, con sus algoritmos de inteligencia artificial y sus “centinelas de Matrix” (y de Google), nos espían constantemente. Las redes sociales condicionan nuestra mirada al mundo imponiendo mensajes que retroalimentan aquello que hemos consultado previamente en el buscador.

Seamos sinceros, el papel para los grandes rotativos registra una clara tendencia de descenso y cada día se venden menos ejemplares impresos que ayer… El periodismo no está en crisis a pesar de las noticias falsas, lo que sí está en crisis es el modelo de negocio de las empresas que producen contenidos periodísticos. Menos anunciantes, audiencia fragmentada, crisis económica (que está aquí al lado otra vez para aquellos que la quieran ver), falta de credibilidad…

Ante este panorama hoy digo a mis clientes que salir en la prensa es casi un milagro de ingentes proporciones y ello me lleva a pensar que sí, que como relaciones públicas y consultor de comunicación todavía me quedan años y años de profesión…

Sobre el autor: Josep Salvat i Sangrà
5 de noviembre de 2019 | Branding
2020 A view of the future from c-level by Little Buddha ES

Tweets recientes:

Síguenos en Facebook: