Cómo conseguir una estrategia de branding exitosa: Elementos clave para convertir tu marca en una “lovemark”

No paramos de escuchar hablar sobre el branding o el brand design, tanto en medios de comunicación como en oficinas. Pero, ¿qué es el branding? En este artículo explicaremos qué es y cuáles son los elementos para que tu estrategia de branding sea exitosa.

La globalización y el aumento de la competencia entre marcas, ha incrementado la importancia que puede llegar a tener el branding en toda empresa. Un pilar fundamental a la hora de alcanzar objetivos marcados en la estrategia de branding.

Una estrategia de branding es un plan a largo plazo dirigido al desarrollo de una marca sólida. Donde se implican factores como el posicionamiento de la marca, los elementos visuales, su identidad corporativa y las características diferenciadoras respecto a su competencia. Siendo siempre el objetivo: Lograr ser relevante para la sociedad.

Que una marca consiga ser relevante y conectar con su público, a través de un vínculo emocional, es lo más importante. Es la manera de garantizar la fidelidad, además de otros elementos como la accesibilidad o precio. Pero, ¿cómo se lleva a cabo?

estrategia branding, branding

1. ¿Qué es el branding?¿ Y una estrategia de branding?

En la actualidad, las sociedad está expuesta a la constante llegada de mensajes de las marcas. Tanto en canales de marketing offline como digitales. Que un consumidor sea capaz de recordar tan solo uno en su mente, es de las cosas más importantes que las empresas buscan ahora con sus estrategias de comunicación. Sin embargo, no es una tarea fácil. Primero, habrá que definir una estrategia de branding y posicionamiento. Teniendo como fin, que la marca represente un valor para los consumidores. No se trata solo de vender un producto o servicio, si no una experiencia o una forma de vida al consumidor.

Por lo tanto, el branding es toda la construcción de la marca que parte de dos pilares fundamentales, los valores y los atributos. Ambos repercutirán en la identidad y la diferenciación con la competencia. De tal manera que, el branding abarca tanto el lado más comercial como el más corporativo de la compañía. Lo deseable es que llegue a ser el canal de identificación de las percepciones, sensaciones y experiencias que genera el producto o servicio, en sus consumidores y que harán que se posicione en su mente.

La estrategia de branding comienza con la construcción de la marca

Desde el principio del diseño de la estrategia hay que tener claro que, este proceso va más allá de los típicos elementos como pueden ser un logotipo, un nombre, una letra determinada o una mezcla de todos. Para que la construcción sea coherente, todo debe tener un significado y transmitir emociones. Es esencial para que una marca se mantengan en el tiempo.

Una marca se convierte en una representación mental de cómo el consumidor la siente. Esto obedece a una serie de experiencias, emociones y sentimientos. A su vez, interfieren también los diferentes impactos que la marca haya causado al relacionarse con el cliente. Dentro de una estrategia de marca, el objetivo último que se persigue, es que el consumidor relacione, de una manera positiva, la marca con la experiencia que transmite. De alguna manera intentar llegar a ser lo que Kevin Roberts de la Agencia Saatchi & Saatchi, y autor del libro “Lovemarks, el futuro más allá de las marcas.”, denominaba como Lovemark.

» Para que las grandes marcas puedan sobrevivir, necesitan crear lealtad más allá de la razón. Ésa es la única forma en la que podrán diferenciarse de las millones de insulsas marcas sin futuro. Del compromiso con estos tres poderosos conceptos surgen las Lovemarks, que son el futuro más allá de las marcas.”

«

— Kevin Roberts, “Lovemarks, el futuro más allá de las marcas.”

2. ¿Qué pasos tienes que seguir para construir una estrategia de branding exitosa?

Para conseguir una lovemark, como mencionamos anteriormente, es necesario diseñar un plan desde un primer momento de definición de la imagen de la marca. Veamos ahora qué pasos debes seguir para llevar a cabo tu estrategia de branding:

2.1 Define la misión de tu marca

Antes de construir una marca, se debe tener claro el brand statement o la misión de una marca. No se trata solo de la definición de objetivos o metas, se trata de establecer cuál es su razón de existir. Establecer la misión de la marca es una forma de sintetizar la esencia de la misma en un par de frases. Tras este primer paso, es más fácil trazar una estrategia de marca, definir objetivos y desarrollar un plan de acción.

2.2 Conoce a tu futuro público

Una vez definamos la misión, se debe tener en cuenta a quién nos vamos a dirigir. Establecer un perfil del consumidor para conocer sus hábitos, sus intereses, patrones de compra y la manera en que viven y se relacionan con su entorno. Dependiendo de tu modelo de negocio, será imprescindible la segmentación de tus públicos. Lo que podría llegar a entenderse como una paradoja: para que tu negocio pueda aumentar sus ventas, es inevitable disminuir el número de clientes potenciales. Focalizar los esfuerzos en aquellos consumidores que sabes que acudirán a ti cuando lo necesiten.

«Buyer Person»

Actualmente, la mayoría de empresas tienden a desarrollar una musa: el «buyer person» o cliente ideal, es decir, un perfil de cliente que se crea como recordatorio de cuál debe ser el público objetivo clave.

estrategia branding, buyer persona, branding, identidad corporativa

Aunque el hecho de diseñar este cliente idela puede suponer eliminar al resto de consumidores a los que tus productos podrían llegar, este es un paso muy importante para todas aquellas empresas que entran en el mercado o llevan poco tiempo. Identificar al Buyer Person, desde el principio, hace más fácil la tarea de definir el propósito y la identidad de la marca. Puede parecer un trabajo difícil y que conlleva mucho tiempo, pero empieza identificando a los consumidores habituales, los que tiene tu competencia y construye el perfil de tu cliente perfecto.

Después, lleva a cabo una lista con los beneficios que poseen tus productos o servicios y comprueba que encajan con los gustos, intereses y necesidades de ese cliente perfecto. Lo ideal es pensar por el consumidor y solucionar sus necesidades antes incluso de que sepa lo que está buscando. Una vez este paso se haya realizado con éxito, lo siguiente es comenzar con la identidad y la comunicación.

2.3 Establece tu Perfil de Identidad Corporativa

El Perfil de Identidad Corporativa es la definición de cómo quiere ser percibida una marca por su público. Este instrumento dirige toda la actividad de desarrollo de la imagen pública de la empresa y de la comunicación corporativa. Lo que permitirá desarrollar una identidad corporativa fuerte, coherente, diferenciada y atractiva. Dentro de la estrategia de branding, el Perfil de Identidad Corporativa es un elemento básico.

PAUL CAPRIOTTI

paul capriotti, estrategia marca, identidad corportativa
PIC por Paul Capriotti

“Definir el PIC constituye una toma de decisión estratégica para la organización.” el profesor Paul Capriotti de la Universidad Autónoma de Barcelona. «Branding corporativo. Gestión estratégica de la identidad corporativa»

El Perfil de Identidad Corporativa conlleva cambiar la proyección de la cultura y la filosofía corporativa a una serie de rasgos de personalidad, atributos competitivos y unos valores. El objetivo final siempre será demostrar ante el consumidor todo aquello que diferencia nuestra empresa de todas las demás.

2.4 Desarrolla los elementos visuales de tu estrategia de branding

El nombre

La parte esencial de la marca, ninguna marca podría existir sin un nombre. Este elemento definirá parte de la empresa y su estrategia de posicionamiento en el mercado. Para que un nombre de una marca perdure en el tiempo y sea recordado, debe ser original, corto y fácil de escribir. Aunque hoy en día, es recomendable que sea fácil de traducir y asegurarse de su significado en otras lenguas y culturas. Este paso es importante si se tiene pensado una expansión internacional, pero debido a la globalización y las redes sociales, este paso se ha convertido en fundamental.

El logotipo 

El diseño puede ser tanto una imagen como un texto. Este elemento visual será más memorable, cuanto más sencillo y representativo del negocio sea. Aconsejamos que para una buena estrategia de posicionamiento se deberían seguir tres aspectos importantes:

  • Versatilidad, para adaptarlo a los diversos entornos de la comunicación.
  • Verosimilitud, guardando relación con lo que defiende y hace la empresa.
  • Legibilidad, con buena resolución técnica de los elementos que lo conforman.

Muchas marcas del mercado tienen logotipos icónicos, como el caso de Mercedes-Benz. En parte, debido, a su versatilidad para adaptarse a los cambios y lograr prevalecer pese a los años.

branding, logos, estrategia branding, mercedes

El color 

Puede parecer un elemento superficial y sin ningún significado, pero el color puede llegar a ser categórico en la estrategia de posicionamiento de tu marca. El color hace referencia a la relación de afecto y emoción entre el cliente y la marca, lo que llamamos psicología del color.

colors, marketing,branding,

El slogan 

Es el complemento de la imagen que la marca proporciona. El papel del slogan es ser fácilmente recordable. El impacto debe permitir posicionarse en la mente del consumidor y hasta resultar pegadizo. Dependiendo de su eficacia, el slogan puede llegar a ser más reconocible incluso que el logotipo. Los responsables de llevar a cabo esta tarea suelen ser los departamentos creativos. En un buen slogan, debe reflejarse tanto el posicionamiento como la esencia de los valores de la marca .

Para que sea más fácil de entender, pondremos el ejemplo de Nike, “Just do it” . Este slogan es uno de los más reconocibles que existen en el mundo. ¿A qué se debe el éxito?, al reflejo de los valores de la marca. Tales como, la mentalidad retadora, la actitud positiva y a no dejar de perseguir tus sueños.

nike, eslogan, estrategia branding

2.5 Posiciona tu marca

El posicionamiento o brand position statement es el procedimiento que lleva a colocar una marca en la cabeza de los consumidores. Este paso es fundamental a largo plazo. En este paso, no es tan importante tener en cuenta al público al que queremos dirigirnos.

De tal modo que, los consumidores asocien tu marca a un concepto por el cual quieres ser recordado, y que además, sea positivo para la estrategia de branding. Por poner un modelo a seguir, Coca Cola. Te guste o no este refresco de origen americano, se ha colado en nuestra mente como la bebida que nos aporta “felicidad”. En el mercado hay otras marcas competidores con el mismo, aunque ninguna ha llegado a ser percibida de la misma Coca Cola.

El brand position statement no solo se consigue con los impactos que se llevan a acabo de puertas para fuera, sino que se consigue también dentro de la propia empresa. Todas debe ir alineado con cómo queremos que nos perciban: desde los propios empleados de la empresa hasta los productos de la marca. Todo tiene que estar bajo la dirección de la estrategia de posicionamiento.

2.6 Diferénciate de la competencia

Esta parte de la estrategia de branding está centrada en el desarrollo de la personalidad de marca. Está estrechamente relacionada con los valores. Todos aquellos que nos diferencian frente a los competidores.

Como ya comentamos anteriormente, los atributos, los rasgos de personalidad y los valores, se deben definir y destacar perfectamente. El fin último es que la marca sea original, de que sus atributos y valores sean también compartidos. Ya no solo entre por los consumidores, también entre los mismos trabajadores. Que despunten por encima de la competencia. Si se cumple la propuesta de valor que la empresa promete, los clientes se fidelizarán. El resultado será una percepción más positiva y se podrá ver el comprobar el nivel de compromiso y fiabilidad.

El posicionamiento cambia de país a país

Dependiendo del mercado, se pueden llevar a cabo distintas vías para conseguir la diferenciación. No es un proceso fácil de implementar, el posicionamiento cambia de país a país, y los elementos diferenciadores no tienen porqué ser los mismos.

Para concluir, una estrategia de marca bien diseñada y correctamente implementada tiene la capacidad de influencia en el comportamiento de un consumidor y, por lo tanto, en sus decisiones de compra. Esto acaba generando predisposición y preferencia hacia un producto o servicio o una marca concreta. De hecho, las marcas más poderosas logran ser consideradas por sus clientes como la única solución que cumple sus deseos y necesidades.

No son muchos los aspectos importantes, pero son difíciles de implementar. ¿Crees que no los has cumplido todos? Si necesitas ayuda en el desarrollo estrategia de branding de tu marca, contacta con nosotros!

Recuerda, hacemos levitar las marcas.

27 de mayo de 2021 | Branding, Estrategia
2020 A view of the future from c-level by Little Buddha ES

Tweets recientes:

Síguenos en Facebook:

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros que sirven para una mejor accesibilidad y visualización del contenido, para mejorar nuestros servicios y para la recogida de estadísticas sobre tus hábitos de navegación. Si estás de acuerdo pulsa aceptar o sigue navegando.
Si deseas más información pulsa en POLITICA DE COOKIES.