6 cosas que Apple nos puede enseñar sobre el diseño volumétrico

A principios de este año, hablamos sobre el diseño volumétrico y por qué es importante: vimos cómo, en el caso del packaging, el diseño no solo ayuda a los consumidores a identificar los productos, sino que también los conecta con la marca, personificando sus valores.

En Little Buddha, creemos que el diseño volumétrico es fundamental  para una identidad corporativa coherente y este es el motivo por el que, junto con nuestros clientes, intentamos diseñar productos, packaging y marcas que sean reconocibles de forma inmediata. Para ello, la búsqueda de inspiración es constante.

Una de las empresas que domina perfectamente el diseño volumétrico y su implementación en la estrategia general es Apple. Desde el primer iMac lanzado en 1998 hasta el iPhone Pro lanzado el pasado septiembre, el diseño de los productos de Apple siempre destaca y provoca reacciones en la gente, desde los consumidores hasta los profesionales. Pero el foco de Apple por el diseño no se limita a sus productos, sino que también se refleja en sus tiendas, campañas de marketing, comunicación visual… En todos los proyectos en los que participa Apple, el diseño es un elemento clave.

Porque nos encantan las marcas que nos inspiran, te llevamos de viaje para descubrir (o redescubrir) 5 cosas que Apple nos puede enseñar sobre el diseño volumétrico.

Photo: marketingdirecto.com

El diseño requiere un foco

Durante sus días en Apple, Steve Jobs fue aclamado por lo centrado que estaba cuando intentaba solucionar un problema. Cuando se trataba de diseño, Jobs quería que el foco se centrara en “cómo funcionan las cosas” en lugar de “qué aspecto tienen las cosas”. Esta afirmación nos explica cómo Steve Jobs concebía el diseño. Para él, un producto debía diseñarse en base a su función y; por tanto, los aspectos estéticos son secundarios en el proceso de diseño.

Actualmente, normalmente se cree que el diseño es “el aspecto” de algo, lo que los consumidores ven. Pero cuando miramos el diseño desde nuestra perspectiva profesional, nos deberíamos preguntar; “¿cuál es la mejor forma para los consumidores de utilizar nuestro producto?”

A partir de ahí, le damos la vuelta al problema que queremos resolver y pasa de “¿cómo hacemos para que esto parezca mejor?” a “¿cómo hacemos para que esto sea más fácil de usar?”. Esto no significa que el diseño no tenga nada que ver con la estética, sino que la estética debería servir para ofrecer una mejor experiencia de uso.

La perspectiva importa

En una entrevista con Vanity Fair hace unos años, Jony Ive, el ahora ex-Head of Design de Apple, explicó cómo las mesas en las que se muestran los productos en las tiendas de Apple son idénticas a las mesas en las que trabaja el equipo creativo de Apple en sus estudios.

El ex CDO de Apple creía que si la gente tenía la misma experiencia con el producto en el mismo contexto que él, sería más probable que lo sintieran como él lo sintió.

La perspectiva es importante y esto quiere decir que, como diseñadores, deberíamos ayudar a los consumidores a mirar desde donde nosotros miramos para que puedan ver las cosas de la misma manera.

Photos: engadget.com & 9to5mac.com

“Centrarse en los principiantes”

Uno de los problemas cuando una empresa crece y tiene una cartera de clientes en crecimiento es que la atención y los esfuerzos tienden a invertirse, cada vez más, en ofrecer a estos clientes lo que necesitan en vez de mantenerlos como clientes. Tony Fadell, ex-Senior VP del departamento iPod de Apple nos explica que si bien es verdad que esta estrategia puede funcionar para mantener antiguos clientes, en ocasiones, no permite que los clientes nuevos entren a formar parte del juego: puesto que el producto evoluciona, aumenta su complejidad y requiere que los usuarios dispongan de una determinada experiencia y conocimiento de “cómo funcionan las cosas”. Centrándote en los principiantes, tu diseño permitirá que los usuarios escojan tu producto instantáneamente y lo utilicen como pretendiste que se hiciera, independientemente de si son clientes desde hace 10 años o desde hace un día.

“Incorpora gente joven a tu equipo”

Fadell, conocido como “father of the iPod”, también nos habló sobre el hecho de que cuanto más expuestos estamos a algo, más nos acostumbramos a ello y, por tanto, se convierte en parte de nuestra realidad. Cuando afrontamos nuevos problemas, tendemos a reflejar estar realidad y a utilizar métodos antiguos que funcionaron en su día para resolverlos. Pero, de este modo, a veces, limitamos la creatividad y nos conformamos con cierta mejora incremental. Por ello, tener una visión pura ayuda a ver las cosas de una forma más “inocente” que, a su vez, nos ayuda a hacer las cosas de otra forma y, en la mayoría de los casos, mejor que antes. Este es el motivo por el que, en Little Buddha, creemos que contar con gente joven en el equipo impulsa considerablemente la creatividad y ayuda a encontrar nuevas soluciones a viejos problemas.

“Designed in California, Made in China”

Si todavía tienes dudas sobre la importancia del diseño volumétrico, detente un momento y piensa en estas palabras: ¿por qué Apple señalaría la diferencia entre el lugar en el que se diseñan sus productos y el lugar en el que se fabrican si, normalmente, las marcas solo nos indican dónde se fabrica el producto?

El diseño importa y mientras China es reputada por una fabricación profesional, Silicon Valley sigue siendo el referente en términos de diseño.

¿Cuál es la moraleja? Trabaja con profesionales para cuidar tus diseños.

El continente es tan importante como el contenido

¿Recuerdas cuando antes hemos dicho que es importante intentar hacer que las cosas sean más fáciles de usar? Pues bien, el marketing es experiencia y si el diseño del producto puede ayudar a conectar físicamente con los consumidores, es igual de importante (o incluso más) conectar con ellos emocionalmente. Esto es precisamente lo que Apple hace con el packaging de sus productos. Mientras que, para muchas empresas, el packaging significa la caja en la que te enviarán su producto, en Apple, el packaging es una forma para ellos (y para ti) de declararse. La caja del iPhone es un objeto que, probablemente, no tirarás a la basura, sino que la guardarás. Quizás incluso la coloques en un lugar donde la puedas ver porque es bonita, ¿verdad?

El packaging es el primer contacto del consumidor con tu marca. Es la forma que utilizas para decirles “Hola, este es mi producto. Espero que te guste.”

El packaging puede concebirse como una caja de envío, pero en Little Buddha, al igual que en Apple, lo vemos más como tu propio activo de marca. Algo que nadie más tiene. Algo que personalizará tus valores y le contará a todo el mundo cómo es tu empresa.

Photos: Youtube – MKBHD

21 de enero de 2020 | Branding
2020 A view of the future from c-level by Little Buddha ES

Tweets recientes:

Síguenos en Facebook:

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros que sirven para una mejor accesibilidad y visualización del contenido, para mejorar nuestros servicios y para la recogida de estadísticas sobre tus hábitos de navegación. Si estás de acuerdo pulsa aceptar o sigue navegando.
Si deseas más información pulsa en POLITICA DE COOKIES.