12 pasos para encontrar el nombre perfecto

Cualquier persona que inicia un negocio, escribe un libro o incluso abre un bar, necesita un nombre, que le permita aumentar las ventas y todo lo demás.

A continuación, se muestran los 12 pasos necesarios para obtener el nombre perfecto según tus necesidades.

Paso 1: Descartar nombres difíciles de deletrear.

Evita confundir a tus clientes potenciales a la hora de descubrir tu negocio en la web. Descarta tener que corregir continuamente adaptaciones mal escritas del nombre. Mejor un nombre sencillo.

Paso 2: Elije un nombre que no te imponga límites.

Si eliges un nombre excesivamente corto te causará problemas a corto plazo. Es preferible que no limites tu negocio a un elemento concreto o una ciudad.

Paso 3: Haz una búsqueda exhaustiva en internet.

Cuando hayas decidido el nombre que más te guste, haz una búsqueda del mismo en la web. Por regla general, encontrarás que alguna otra persona ya está usando ese mismo nombre comercial. A no ser que se trate de una obra de arte absoluta, deberías pensártelo y seguir buscando.

Paso 4: Consigue un nombre de dominio .com

Es importante seguir la tendencia general y asegurarte el .com para el negocio, en lugar de otras opciones como, por ejemplo, el .net, el nombre de la organización, de la empresa u otras expansiones de dominio imaginables. En general, los clientes asociarán un nombre .com con un negocio cada vez más establecido.

Paso 5: Busca un nombre que transmita algo importante.

En un mundo perfecto, necesitas un nombre comercial que transmita algo significativo y positivo que pueda identificarse con tu negocio. Cada uno de los preliminares y triunfos relacionados con la construcción de un negocio pasan por tu bandeja de entrada.

Paso 6: Crea una imagen de marca.

Busca información sobre si puedes obtener una marca registrada o las gestiones a realizar para obtener el nombre.

Paso 7: Descarta los nombres excesivamente largos.

Aunque busques un nombre que pueda dirigirse al mayor número de personas posible como es lógico esperar, no debe ser demasiado genérico, hasta el punto que los clientes no tengan ninguna pista sobre el tipo de negocio o de los beneficios que les pueda aportar. El nombre debe transmitir el valor, el saber hacer y la singularidad de tu negocio, por lo que deberá ser explícito, aunque no te acabe de convencer.

Paso 8: Evita los nombres que ya consten como marca registrada.

Cuando has descartado buena parte de los nombres con los que has estado trabajando, está más que justificado, a pesar de todos los problemas para comprobar si el nombre ya existe o no como marca registrada. Si el nombre ya está registrado, puedes tener muchos inconvenientes, incluso llevar tu negocio a la quiebra más adelante. La situación ideal es comprobar previamente que la marca registrada es accesible.

Paso 9: Deja unos cinco nombres en tu lista.

Estos nombres más destacados deberán ser lo suficientemente explícitos como para transmitir el valor de negocio y no deberán ser marcas registradas.  Cuando hayas acotado tus opciones, puedes probar dichos nombres para encontrar el ajuste ideal para tu negocio.

Paso 10: Haz garabatos con cada uno de los nombres.

Aunque parezca que no tiene ningún sentido, puedes experimentar la sensación que produce escribir o dibujar cada nombre, incluso, hacer garabatos con un logotipo potencial. Visualizar la palabra en una hoja de papel, te permite valorar si es el nombre que quieres ver en la papelería de tu negocio o encima de la puerta de entrada.

Paso 11: Verbaliza cada uno de los nombres en voz alta.

Al verbalizar y escuchar de viva voz cada uno de los nombres, te permitirá ver cuál es el más fácil de pronunciar y cuál es el que suena mejor.

Paso 12: Guarda una copia de los nombres en tu estudio.

Esto te dará una idea de cómo sonaría el nombre de tu negocio, aunque lo escuches por la radio o por teléfono.

En conclusión, ¿qué nombre te gustaría para que hablen de tu negocio?

  • Confía en tu agencia de nombres, son asesores imparciales. Tienen que ser muy profesionales para aconsejarte “a sangre fría”.
  • Confía también en tu intuición: siente cuál de los nombres está hecho para ti.
  • Deja que la almohada te dé algún consejo: pega en el frigorífico los 3 mejores nombres que tu agencia te haya recomendado y deja pasar una semana sin pensar en ello, verás que lo decidirás mientras duermes.
12 de marzo de 2019 | Estrategia, Naming
2020 A view of the future from c-level by Little Buddha ES

Tweets recientes:

Síguenos en Facebook: