11 maneras de sabotear totalmente tu marca

Si estás pensando, por qué alguien destruiría su marca, realmente necesitas leer esto. Tus acciones o intenciones involuntarias pueden sabotear completamente tu marca y destrozar tu imagen en el mercado, si eres la última persona que se preocupa por ello.

Entre todas las responsabilidades del día a día y el funcionamiento del ciclo del negocio, es difícil relajarse y darse cuenta de que la caída de los clientes en términos de estadísticas, podría deberse a que estás saboteando tu marca. Aquí tienes 11 puntos con los que podrías estar saboteando, sin saberlo, tu imagen en el mercado:

Tu marca… está expuesta al mundo entero.

Tal como se observa a menudo en varias encuestas, muchos empresarios y propietarios de pequeñas empresas creen que por el simple hecho de haber creado un producto, su valor de marca también se crea automáticamente en el mercado. Se necesita tiempo y dedicación, para crear una marca.

Pregúntate,

  • ¿Mi empresa ofrece algo único a los clientes?
  • ¿Mi negocio está orientado a su objetivo real?
  • ¿Estoy representando mi producto correctamente o de forma consistente?

Si tu respuesta es “No” o “No estoy seguro”, entonces amigo, aún no lo has trabajado lo suficiente y te estás saboteando a ti mismo.

Qué hacer: ¡Piensa y encuentra las respuestas!

 

Tu marca… se encuentra todavía a medias.

Contratar a alguien para promocionar tus servicios o producto no siempre es suficiente. A veces, tienes que dedicar algo más de tiempo para comprobar que las deliciosas galletas que estás elaborando mantengan o no el mismo sabor.

Si la estrategia comercial no parece coherente o se están enviando mensajes contradictorios al público, puedes estar saboteando tu marca al mostrar una imagen incorrecta a ojos de tus clientes.

Qué hacer: Dedica algo de tiempo para comprobar la estrategia de marketing de tu equipo, ya sea para saber si es útil o no para el propósito que se persigue.

 

¡No siempre se trata de ti!

A veces es difícil mantenerte al margen cuando se trata de la marca de tu negocio. ¿Parece de locos? Tienes que entender que el negocio no se creó para servirte, sino para servir a tus clientes. Pregúntate,

  • ¿Tomo las decisiones de marca basadas en estudios de mercado relevantes (o en mis preferencias personales)?
  • ¿Me comunico con mis clientes destacando los beneficios que ofrecen mis productos (o las características de lo que ofrezco)?

Qué hacer: Si la respuesta es claramente “TÚ”, tienes que cambiar, definitivamente.

 

Estás ignorando las menciones de marca.

Muchos propietarios no usan Google para sus productos y servicios, pero los clientes sí. A veces, necesitas comprobar qué dice la gente de ti y qué imagen empresarial se tiene de ti en las redes del mercado, o si lo están saboteando.

Qué hacer: Puedes poner a prueba la Mención Social para la credibilidad de tu marca.

 

No quieras abarcar demasiado.

No es ningún crimen hacer que tu marca esté disponible en todos los canales sociales, pero es un misterio en sí mismo. Actualizar tu perfil social con todos tus datos más recientes puede meterte en un gran lío hasta que descubras qué es lo que realmente funciona en tu caso.

Qué hacer: No es necesario estar disponible en todos los canales sociales, pero sí analizar a qué dedican la mayor parte del tiempo los clientes.

 

¡Tomar el camino equivocado!

Conoce a tus clientes. Abarcarlo todo no servirá de nada. Está bien conectarse con la gente, pero es más inteligente conectarse con las personas adecuadas, en el momento adecuado.

Qué hacer: Involucrarse con la gente en el mercado o en las redes sociales puede hacer que tu negocio se intensifique, si se encuentra en tu jerarquía empresarial.

 

Hacer que sea “mi” producto.

Sin duda, la autopromoción es una parte de la construcción de la marca porque permite a los clientes estar informados de tus logros y, obviamente, sobre el producto. Si no quieres tener “enemigos”, déjales de seguir o bloquéales, es posible que tengas que hacerlo.

Qué hacer: Evita promocionarte demasiado o empieza a promocionar a otras personas que te están ayudando a alcanzar tus objetivos. Así, otras personas también empezarán a promocionarte, lo que es incluso más convincente que anunciarse uno mismo.

 

No siempre es necesaria la consistencia.

En serio, créeme o no, pero tomarte tu tiempo puede ser más beneficioso que correr a toda prisa.

¡Sé coherente cuando se trata de tu propia marca! La selección y la comercialización de la imagen de tu logotipo deben distribuirse de igual forma en todos los canales sociales, en la web, los blogs, en tu presentación y en las tarjetas de presentación, etc.

Qué hacer: Es muy importante que cada cierto tiempo les recuerdes a tus clientes el producto y los servicios que ofreces, hay que ser directo.

 

¡El diseño de tu experiencia de usuario ya está saboteando la marca!

La tecnología es clave para llegar a la mente de tus clientes, pero tu negligencia puede dejarte fuera del camino. Si tu experiencia de usuario se identifica con alguno de los siguientes puntos, estás en zona de peligro.

  • No adoptar una mentalidad centrada en el usuario
  • Todo es un desastre a mi alrededor
  • ¡Datos…! ja… no son en absoluto importantes
  • ¿Responder al móvil? No es necesario
  • Evita las evaluaciones
  • Bajo contraste
  • Demasiados clics para actuar
  • Un formulario con un bombardeo de preguntas
  • Cambios frecuentes en el diseño

Qué hacer: Si te identificas con alguno de estos puntos, empieza a corregirlos desde hoy mismo.

 

No es el momento adecuado.

¿Te estás conteniendo? Si sigues diciéndote que necesitas “xyz” para tener éxito, es hora de realizar alguna acción imperfecta. El miedo y el perfeccionismo no permiten que tus buenas ideas tengan el éxito que merecen.

Qué hacer: No hay que ser perfecto o simplemente hay que dejar de esperar que las estrellas se alineen. Empieza a dar pequeños pasos para que tu marca gane la batalla.

 

Tomarse en serio las críticas.

A veces es difícil digerir el rechazo, pero sí, aceptarlo de manera positiva puede mejorar la imagen de la marca. Puede que me equivoque, ¡dilo! Sí, la aceptación lleva a analizar la situación y a proponer la mejor solución.

Qué hacer: ¿A qué estas esperando? Solo tienes que creer en ti mismo y entrar en el círculo de nuevo.

11 de marzo de 2019 | Estrategia, In Depth
2020 A view of the future from c-level by Little Buddha ES

Tweets recientes:

Síguenos en Facebook: